Primero que todo debes recodar ciertas cosas que son la base para una excelente comunicación con tu hijo, una de ellas es que un ejemplo vale más que mil palabras; también debes fijar límites  y disciplina pero sin ningún tipo de amenazas. Debes permitir que tu hijo experimente aunque se equivoque y ten en cuenta siempre que ellos también tienen emociones.

Abrir chat